Lun - Vie: 8:00 - 17:00

c/ Aguirre de los Ríos N1 - La Cuesta - La Laguna. 38320

Llámanos:

28

diciembre

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest

La ampliación a tres años del plazo de garantía encarecerá los precios de los electrodomésticos

A partir del 1 de enero de 2022, se incrementa de cinco a 10 años el tiempo mínimo en el que los fabricantes estarán obligados a disponer de piezas de repuesto

Los consumidores contarán con un año más de plazo para reclamar las averías que se presenten en los productos comprados en cualquier establecimiento con sede en España. A partir del próximo 1 de enero de 2022, se extenderá de dos a tres años el periodo temporal de garantía legal de los bienes recogida en la Ley General de Defensa de los Consumidores y Usuarios. Aunque las asociaciones de consumidores aplauden el contenido de la norma, fabricantes y distribuidores de electrodomésticos ya han avisado de que esta ampliación encarecerá los precios de venta de diferentes productos, no solo los electrónicos. En concreto, desde la Federación Española de Comerciantes de Electrodomésticos (FECE) aseguran que el incremento de los costes no afectará

 solo a los aparatos eléctricos, sino que también repercutirá en otros productos, como los coches o los juguetes.

La medida, aprobada a instancias del Ministerio de Consumo, fija que durante los dos primeros años -frente a los seis meses anteriores- el cliente no estará obligado a demostrar la falta de conformidad con el bien adquirido. Además, se aumenta de cinco a 10 años el periodo mínimo en el que los fabricantes deberán contar con piezas de repuesto una vez que el producto deje de fabricarse, así como un servicio técnico adecuado y especializado. Asimismo, cuando un producto no tenga la durabilidad que la empresa y el consumidor hayan acordado en el contrato de compra, el consumidor tendrá la opción de optar por la reparación o la sustitución del mismo.

Desde la patronal de comerciantes de electrodomésticos dicen estar de acuerdo con que se protejan los derechos de los consumidores, pero aseguran que los fabricantes ya les han trasladado que subirán los precios de venta a los distribuidores por el incremento de costes derivado de tener que sufragar un año más de garantía.En este sentido, el secretario general de FECE, Carlos Moreno, destaca que la nueva medida será «enormemente perjudicial» para los consumidores y recuerda que no saldrá gratis ni a fabricantes ni a distribuidores. «El aumento de la garantía se aplicará al precio final y se van a encarecer una amplia gama de productos, entre los que se incluyen los electrodomésticos, los coches o los juguetes», señala Moreno.

Tras la aprobación de la normativa en Consejo de Ministros, el director general de Sinersis (Tien21, Milar y Euronics), José María Verdeguer, ya advirtió en una entrevista en ABC que subirían los costes de fabricación y que estos se trasladarían al precio de venta. «Quieren ofrecer ventajas a favor del consumidor, pero eso al final supone un incremento de costes porque dar tres años de garantía es más caro que dar dos años. Los fabricantes no son organizaciones sociales», explicó en la mencionada entrevista.

Carga de la prueba

Los vendedores también critican la ampliación del plazo de la carga de la prueba para acreditar la falta de conformidad, que pasa de seis meses a dos años. Durante este tiempo, el usuario solo tendrá que demostrar que el bien, el contenido o el servicio digital no se ajusta a lo acordado, sin necesidad demostrar su falta de conformidad en el momento de la entrega, como pasaba hasta ahora «El usuario podrá estar cambiando de producto permanentemente si alega una mala explicación para sustituir el bien comprado por otro», lamenta Moreno, de FECE.

Además, para evitar que los consumidores sean inducidos a error, las garantías comerciales que se incluyan en la publicidad asociada prevalecerán a las de la declaración de garantía legal si son más beneficiosas para el consumidor.

Por último, el secretario general de FECE critica que desde el Ministerio de Consumo no se haya consultado de forma previa ni a las asociaciones, ni tampoco a los fabricantes ni distribuidores. «Somos el único país de Europa, junto con Portugal, que se ha ido a un nivel de máximos», lamenta. «Hemos trasladado nuestra opinión a los grupos parlamentarios para que se mejore el desarrollo reglamentario de la norma, ya que entendemos que plantear tres años de garantía es desmesurado», añade.

Retrasar la compra

Desde organizaciones de consumidores, como la OCU, destacan que la nueva normativa supone otorgar «mejores condiciones» a los usuarios. De hecho, desde la OCU aconsejan esperar a la entrada en vigor para comprar un electrodoméstico, un aparato tecnológico o un vehículo. La OCU va más allá y exige que estas medidas se completen con otras como la creación de un índice de reparabilidad de los productos, que oriente la elección de los consumidores hacia productos más duraderos.

Con la ampliación del periodo de garantía, entre otros medidas, se incorpora la Directiva Europea 2019/771 de 20 de mayo de 2019, relativa a determinados aspectos de los contratos de compraventa de bienes. Se trata de una apuesta europea por la sostenibilidad y racionalización del consumo incluida en la Agenda Europea del Consumidor.

Fuente: www.abc.es

Actualizado: 28/12/2021