Lun - Vie: 8:00 - 17:00

c/ Aguirre de los Ríos N1 - La Cuesta - La Laguna. 38320

Llámanos:

3

noviembre

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on telegram
Share on pinterest

El repunte del consumo en Navidad agravará la falta de artículos por la escasez de materias primas en España

Los problemas de los suministros afectan ya a los videojuegos, electrodomésticos y a las bebidas alcohólicas, entre otros

La crisis del comercio global pondrá en riesgo la campaña de Navidad y la oferta disponible durante jornadas de compras como el ‘Black Friday’. Los problemas logísticos y de escasez de chips, materias primas y, también, de productos finales no se van a resolver en el corto plazo, es decir, van a persistir en los meses de mayor consumo del año en España, según se extrae de un informe publicado a finales de octubre por Analistas Financieros Internacionales (AFI). Existe la posibilidad de que algunos productos no lleguen a tiempo, pero también de que los consumidores decidan posponer algunas adquisiciones ante la escalada de los precios, en base al análisis mencionado. A fecha de hoy, la demanda actual ya es

 inasumible para las empresas con el consiguiente desabastecimiento de materiales como microchips, semiconductores o de materias primas como plásticos, madera o químicos.

La ruptura de la cadena de suministros afecta de lleno a los videojuegos, electrodomésticos, coches y a las bebidas alcohólicas, entre otros artículos de consumo. «El principal reto para los comerciantes es poder satisfacer la demanda a la que se enfrentan y tener ‘stock’ para varios meses, especialmente para los navideños. El problema de esta crisis de desabastecimiento es que la oferta es muy inferior a la demanda, ya que esta última ha estado estimulada tanto por la vuelta a la normalidad como por las ayudas que los diferentes gobiernos han prestado a los ciudadanos», interpreta Imma Foix, socia en la consultora Expense Reduction Analysts.

Actualmente, faltan minerales para la fabricación de productos tecnológicos, que perjudican a industrias tan variadas como la del automóvil, los electrodomésticos o los videojuegos. «En estos últimos días también estamos viendo una falta de productos extranjeros, en parte debido al Brexit, así como en materiales críticos de la industria química, como el plástico, la pintura o los juguetes», añade Foix.

Los productos que podrían sufrir una mayor escasez son todos los que se producen en Asia. «Pueden faltar determinados juguetes, pequeños electrodomésticos, productos de acero y aluminio, pero también cosméticos, ordenadores, teléfonos y todos aquellos artículos que incorporen semiconductores, como los coches», resume, por su parte, el socio director de Gedeth Network, Juan Millán. Pero, explica Millán, hay otro circunstancia estructural que explica lo que está ocurriendo y que ha llegado para quedarse: las reglas del juego han cambiado en relación al consumo. «La clase media china ha ido creciendo tanto en número como en capacidad de compra y Europa cada vez tiene menos peso. Antes eramos el principal comprador e imponíamos los tiempos, pero ahora los chinos son compradores directos de lo que producen y por cercanía les llega antes que a los europeos», ahonda Millán.

Adelanto de los pedidos de juguetes

El principal reto que afronta la industria del juguete ante la campaña de Navidad es el impacto de la ‘crisis de los contenedores , aunque, los fabricantes han tratado de anticiparse adelantando sus pedidos. No obstante, se pueden producir retrasos de producto o faltas puntuales en las tiendas, según fuentes del sector. «Algunos juguetes no van a llegar y no hay solución de aquí a la Navidad», reconoce el presidente de la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes (AEFJ), José Antonio Pastor.

No obstante, Pastor puntualiza que no habrá un problema de desabastecimiento de del mercado, sino que «determinadas referencias se pueden ver comprometidas por los cuellos de botella». «Tendremos otras referencias de la misma categoría, aquí la competencia cubre los huecos», aclara.

Asimismo, Pastor confirma que las empresas de juguetes se han adelantado con los pedidos y que desde el mes de octubre toda la mercancía está lista y dispuesta para responder a la concentración de ventas que se produce en las últimas seis semanas del año.

Blindaje en los grandes almacenes

Desde la Asociación Nacional Grandes de Empresas de Distribución (Anged) aseguran que sus empresas asociadas se han blindado y han trabajado con mucha anticipación para garantizar una oferta suficiente de productos para la campaña de Navidad. Fuentes de Anged sí admiten que se pueden producir «incidencias puntuales», aunque aclaran a renglón seguido que «siempre habrá disponibles otros de otras marcas en la misma gama para suplirlo». Pese a ello, desde la patronal de los grandes almacenes afirman que no se esperan grandes problemas y reiteran que todas sus empresas trabajan «con un surtido de productos y marcas muy amplio» en caso de que algún artículo puntual se agote y no puede reemplazarse.

Vino: faltan botellas, corchos y etiquetas

Aunque no hay falta de vino, sí escasean productos complementarios como las botellas, corchos, cápsulas y etiquetas. Pese a ello, el director general de la Federación Española del Vino (FEV), José Luis Benítez, quiere dejar claro que no hay desabastecimiento de vino, sino problemas por la falta de materiales como el vidrio y quizá, dificultades para atender un pedido concreto. «Lo que hay es un cuello de botella de producción de materiales incorporables que puede estar llevando a un cierto atasco en algunos pedidos, puntualiza Benítez.

Las botellas sí se fabrican en nuestro país, pero incluso en España hay cuellos de botella tras la pandemia. «La recuperación de la demanda ha pillado a los vidrieros con el ‘stock’ bajo, ha costado un tiempo volver a poner en marcha los hornos de las fábricas y también recuperar a los trabajadores que antes estaban incluidos en un ERTE», argumenta Benítez.

Sin ginebra británica

A día de hoy existe una escasez de las bebidas espirituosas británicas en los lineales y en los bares por culpa de la ‘tormenta perfecta’ que han supuesto el Brexit y la crisis del comercio global. Pero, el problema también impacta en otros productos y marcas nacionales. «Faltan botellas, aluminio para el cierre de los tapones y cartones para las cajas», relata el director ejecutivo de la Federación Española de Bebidas Espirituosas (FEBE), Bosco Torremocha. Aunque Torremocha realiza una «llamada a la tranquilidad», reconoce que se han sumado una serie de factores que han provocado que algunas marcas de bebidas estén sufriendo roturas de ‘stock’.

Con la vista puesta en la próxima Navidad, Torremocha augura que la coyuntura actual de desabastecimiento en su sector se arreglará en unas tres semanas. «Con los elementos que tenemos ahora en la mano, nuestra previsión es que la campaña de Navidad se desarrollará sin problemas. Estamos intentando hacer todo lo que está en nuestra mano para dar claridad a esta situación», apostilla.

Se agota el cartón que envuelve el turrón

A pesar de las tensiones en la distribución y suministros que se están produciendo en la actualidad, el trabajo de las empresas españolas de turrones y mazapanes se reparte a lo largo de todo el año y, además un porcentaje muy alto de las materias primas utilizadas son de origen local. «Nuestros productos ya están fabricados y en los centros de logística esperando a ser enviados a los lineales de los supermercados», explica el secretario general de Produlce, Rubén Moreno.

No obstante, al igual que ocurre con el sector del vino, faltan materiales, como, por ejemplo, el cartón que se utiliza como envoltorio del turrón. «Nos hemos visto comprometidos por esta compleja situación de abastecimiento de materiales que atraviesan los mercados a la hora disponer del atractivo y muy particular cartón dorado que sirve de envase para la novedad de esta campaña, que son los Suchard Minis, nuestro tradicional turrón envuelto en porciones individuales. Hemos necesitado ser muy ágiles y creativos a la hora de conseguir el material que necesitábamos», cuenta el responsable de marca de Suchard, Miguel Alonso Lamamié de Clairac.

Aunque el turrón Suchard ya está disponible en la mayoría de los puntos de venta, Lamamié de Clairac admite que dada la planificación tan anticipada, las variedades a lanzar cada campaña y el diseño y producción de los envoltorios, «el producto podría escasear al final de la campaña si se da un fuerte incremento de la demanda».

El Gobierno mira a Bruselas

El incremento de los costes para las empresas ya se está trasladando al precio de venta a los consumidores, como se observa en el repunte de la inflación, que no tiene visos de remitir, al menos en el corto plazo, apuntan los expertos de AFI. A pesar de ser un problema que afecta al consumidor en última instancia, fuentes del Ministerio de Consumo aseguran que el asunto es del Ministerio de Industria por tratarse de una cuestión relativa al comercio. Por su parte, desde el Ministerio de Comercio indican que se trata de un problema global que se da de forma generalizada en todas las economías desarrolladas, incluidas también las europeas, con incidencia desigual por sectores. «Desde la Unión Europea se está trabajando para dar una solución a nivel europeo que responda a los nuevos retos mundiales», aseguran las mismas fuentes de Comercio.

Actualizado: 02/11/2021 13:53h

Fuente: www.abc.es